dximagazine, dxistories, Entrevistas
Leave a comment

MARÍA RODILLA, SOBRE EL CULO DE UN DROMEDARIO

Ilustradora y diseñadora (Valencia, 1989)

¿Ha variado mucho en el tiempo la manera como te dibujas? Ha variado muchísimo principalmente por dos razones: la primera, porque mi estilo ha evolucionado bastante en los últimos 3 años; y segunda, porque cada año me cambio varias veces de corte de pelo… imposible conseguir un retrato que sea representativo. Por lo demás tengo la misma cara desde los 16 años, pero con más pecas y arrugas. 

¿Qué parte de ti te gusta más? ¿Qué parte de ti le gusta más a la gente? Hace poco descubrí que si me golpeo la barriga con una mano suena exactamente igual que si diera palmas. Así que decididamente mi abdomen de puro hierro musical ha pasado a ser mi parte favorita. Sorprendentemente mis cejas han recibidos muchos piropos en esta vida, es algo que nunca deja de sorprenderme (y a ellas tampoco).

Eres diseñadora e ilustradora. Si tienes que elegir entre celebrar una pijamada con ilustradores o diseñadores, ¿con quién te quedas? Sin duda con los ilustradores: suelen ser gente tranquila que disfruta viendo series, haciendo maratones de películas y hablando de cómics. Estoy segura que vendrían con unos pijamas con estampados graciosísimos, haríamos pizzas caseras y se quedarían fascinados con mis sábanas de los Simpsons. Por otra parte, si tuviera que salir de fiesta me quedaría con los diseñadores, y si ya se apunta alguien del departamento de marketing la fiesta está asegurada hasta el día siguiente.

DXI51_MRODILLA11

María Rodilla © Foto: Carmen Carrión

DXI51_MRODILLA07

María Rodilla, Cuaderno de dibujo

DXI51_MRODILLA06

María Rodilla, Cuaderno de dibujo

¿De dónde ese deleite por dibujar platillos y frutas? Me gusta mucho cocinar y más aún comer. Creo que la gastronomía es una parte muy importante de cualquier cultura. Por eso me parece casi incomprensible que sea una tarea pesada para ciertas personas. ¡Es algo básico para tu supervivencia! No puedo evitar probar algo nuevo cada vez que salgo a comer, dibujarlo, compartirlo, experimentar en casa y enseñar recetas a los demás; cualquier cosa que ayude a contagiar mi pasión.

Veo tu gusto por las formas redondas y tiernas, incluso parece que la sonrisa es un must en tus dibujos, ¿es así? ¿Se parecen en algo tus dibujos y tú? ¿Hay alguna otra actividad no dibujística en la que María proyecte su lado más aterrador? No puedo dejar de ser positiva en mis dibujos, es algo que se ha ido potenciando con los años. Sin embargo me considero una persona bastante melodramática y en muchas casos excesivamente sensible. Justo por eso me gusta utilizar el humor y un estilo naïf para hablar de mis problemas, que suelen ser los mismos que los del resto de humanos, o para tratar ciertos temas tabú. Por ejemplo, abarcar el tema de la ablación genital femenina no es especialmente agradable, pero si lo haces con un clítoris sonriente se hace mucho más llevadero.

¿En qué terreno eres la más desordenada? Creo que lo que se me da peor es archivar mis dibujos y bocetos. ¿Qué hace el resto del mundo con todo ese material? ¿Los tira? ¿Los guarda ordenados por años? ¿Los organiza por temáticas?

¿Dónde encuentras mayor consuelo: en la comida o en el dibujo? El alivio inmediato lo encuentro en la comida, un poco de chocolate no le hace mal a nadie. Pero lo que de verdad me ayuda a largo plazo es el dibujo. Ilustrar con algún chiste tonto que me ayude a reírme de una situación triste es lo que más me calma.

DXI51_MRODILLA08

María Rodilla, Sobre un dromedario

DXI51_MRODILLA09

“Guía de supervivencia para hijos” de María Rodilla y Erica Fustero

DXI51_MRODILLA05

María Rodilla

Actualmente en Valencia las chicas son las estrellas mediáticas en el mundo de la ilustración. Además de su talento, ¿crees que hay un esfuerzo por hacerse visible, o quizá un gesto orquestado por los propios medios? Creo que se trata de un fenómeno global y que abarca muchas otras disciplinas. Un ejemplo lo tenemos en los pasados JJOO, donde las mujeres ganaron más medallas para España que los hombres. El mundo de la ilustración es un carrera de fondo en solitario, pero positivamente no te encuentras con jefes que te discriminen por ser mujer como puede ocurrir en una empresa privada. Por esta razón me parece una disciplina en la que es más fácil ascender sin tener en cuenta tu condición. Además, se trata de una profesión aún poco conocida, por lo tanto las mujeres que deciden dedicarse a ella ya tienen de base un perfil más emprendedor.

Además de la autopublicación, ¿en qué otros campos de tu vida aplicas el Do It Yourself (DIY)? Tengo curiosidad por cómo funcionan las cosas en general, así que muchas veces antes de comprar algo intento fabricarlo yo, aunque reconozco que pocas veces con éxito. Mi objetivo de este invierno es hacerme un bikini de ganchillo para el próximo verano, espero tener suficiente tiempo en 9 meses.

DXI51_MRODILLA04

María Rodilla, serie Alfarería Mallorquina

DXI51_MRODILLA02

María Rodilla, Colección tazas Girl Scout

Has diseñado una serie de tazas con tus dibujos, ¿cómo han surgido? Siempre quise ser girl scout. Tengo idealizado el mundo de la acampada de los años 70 con sus tiendas de campaña estilo canadiense, ese menaje del hogar que no era de usar y tirar, los manteles a cuadros… Por eso decidí hacer una colección de tazas metálicas con insignias de scout ficticias con lemas sobre el nail art, la copa menstrual o el karaoke.

¿De qué manera recurres al autoengaño en tu vida diaria? Mi autoengaño más recurrente tiene que ver con el tiempo. Constantemente me miento inventándome la duración de alguna actividad: “eso en una tarde lo tengo dibujado” o “en 10 minutos me da tiempo a ducharme, vestirme y salir por la puerta”. Me dije antes: “en una hora contesto esta entrevista y la mando por email”. Llevo casi 2 horas y media.

¿Has hecho algún proyecto reciente al que le tengas especial cariño? El último trabajo al que le tengo mucho aprecio es una colección de ilustraciones sobre alfarería mallorquina que presenté este verano. Estoy enamorada de la isla y voy todos los años. Allí tengo un amigo (os recomiendo pasar por su tienda Amenamen) que me deja trastear en su taller de cerámica y pintar todo lo que quiera, ¿se puede pedir más?

¿Cuáles son las horas del día o estados de ánimo que hacen que todo fluya mientras dibujas? Cuando más me gusta dibujar es en el preciso instante en que tengo una idea, es cuando más motivada me siento. Sin embargo, eso es casi imposible: o estoy en el trabajo, o fuera de casa, o con algún encargo importante pendiente de presentar… Pero cuando se da el caso me da igual qué hora sea, me pongo a dibujar hasta terminar.

Y ahora, un espacio para que presumas tus fanzines. Adelante please… “Para conservar la alegría y el salero, fanzine en el liguero”. Mis fanzines hablan de temas cotidianos que suelen afectar a la mayoría de gente: tener casi 30 años y seguir viviendo con tus padres, vigilar a la persona que te gusta en Instagram, encontrarte con gente que aún se sorprenda porque no quieras ser madre… Mi objetivo es intentar que la sociedad sea un poquito mejor y que aprendamos a reírnos de nuestros problemas.

DXI51_MRODILLA10

María Rodilla, en Senegal entre baobabs

Deja un comentario