Convocatorias, Diseño, Diseño de producto

LZF OBTIENE DOS PREMIOS RED DOT 2013, Perfecta unión entre diseño de iluminación y música.

El pasado 18 de octubre LZF recogió dos Premios Red Dot de Diseño de Comunicación que este año le han sido otorgados en las categorías de Diseño de Marca y de Sonido como reconocimiento a la campaña de comunicación de su colección Alta Fidelidad. La entrega de premios tuvo lugar en una antigua subestación eléctrica junto al Alexanderplatz. Recogió el premio el equipo responsable de la campaña premiada formado por (Mariví Calvo, Sandro Tothill, Rithma y Emilio Lekuona). Los Premios Red Dot fueron creados en 1955 y han ido ampliando sus categorías a lo largo de su historia desde el Diseño de Producto al Diseño de Comunicación (2003) y al Concepto de Diseño (2005). Con el tiempo han adquirido tanto prestigio que hoy en día están considerados como los Óscar del Diseño. De alguna manera, tanto la luz que emana de la colección de lámparas Alta Fidelidad de LZF como el sofisticado sonido jazzístico que se compuso para acompañarlas vibran en la misma frecuencia que el grafismo vintage, con el objetivo de recrear ese ambiente mágico y envolvente de los pequeños clubs de música cool de los años 50 y 60 que LZF aspira a revivir con esta colección.

Hasta el momento, la colección de lámparas Alta Fidelidad ha vivido sus dos principales hitos en sendas presentaciones en el Salón Internacional de Iluminación Euroluce en Milán en Abril de este año y en la Hospitality Design Expo de Las Vegas en Mayo (ésta última incluyendo un concierto en directo de Rithma). Ahora, la unión perfecta entre las distintas sensaciones que evoca, el sonido que la acompaña y su estética ha merecido el reconocimiento por parte de los prestigiosos Premios Red Dot para Diseño de Comunicación en las categorías de Diseño de Marca y Sonido. El lema de este año de los premios a los que se presentaron alrededor de 6.800 proyectos de clientes de diseño de comunicación, diseñadores, agencias, estudiantes y jóvenes profesionales de 43 países rezaba “Inspirar el Mundo”, una frase que refleja perfectamente la filosofía de LZF.