Artesanía, Destacados, dximagazine
Leave a comment

TECNOLOGÍA 3D / DEMOCRATIZACIÓN TRIDIMENSIONAL

La palabra 3D significa “tri-dimensional”. Hace referencia a objetos o espacios que tienen anchura, altura y profundidad. En 1976 se desarrollaron los primeros equipos y materiales de construcción para la impresión en 3D. Años después, en 1981, Hideo Kodama presentó la primera patente relacionada con la impresión en 3D. Se trataba de un proceso que a través de la utilización de luz ultravioleta endurecía los polímeros creando objetos sólidos. 

Hoy las impresoras 3D se encuentran entre los aparatos más desarrollados y de futuro que tenemos en la actualidad. La tecnología y los materiales son cada vez más accesibles y económicos, por lo que numerosas disciplinas hacen uso de la impresión 3D: Desde la arquitectura, el diseño de producto ó la moda.

Hideo Kodama

Hideo Kodama

DXI-magazine-tecnologia-3d-democratizacion-tridimensional-26

© Iris Van Herpen

DXI-magazine-tecnologia-3d-democratizacion-tridimensional-25

© Iris Van Herpen

© Iris Van Herpen

© Iris Van Herpen

DXI-magazine-tecnologia-3d-democratizacion-tridimensional-23

© Iris Van Herpen

DXI-magazine-tecnologia-3d-democratizacion-tridimensional-22

© Iris Van Herpen

© Iris Van Herpen

© Iris Van Herpen

En el caso de la moda, el uso de esta tecnología se ha acelerado en los últimos años. Además de utilizarse como parte del proceso creativo y prototipado, también ya se emplea en la confección de piezas finales y como parte de un proceso de producción. Cada vez son más los diseñadores que lo han incorporado como un recurso más de sus colecciones, accesorios ó complementos. Por ejemplo Iris Van Herpen es una de las diseñadoras más influyentes y que más han aprovechado las infinitas posibilidades de la impresión 3D. En sus colecciones crea prendas de atrevida geometría generados gracias a las posibilidades de la impresión 3D.

Esta impresión aplicada a la moda tiene numerosas ventajas, por ejemplo el gran número de posibilidades creativas en el planteamiento de la idea y la creación de moldes abstractos con una complejidad extrema. Pero también existen desventajas como el largo tiempo invertido en la realización de la prenda, el ensamblaje que deben tener dichas piezas y -la más importante- la rigidez de las prendas y su poca flexibilidad. Por ese motivo se introducen los diseños de mallas inteligentes.

DXI-magazine-tecnologia-3d-democratizacion-tridimensional-05

DefeXtiles by Jack Forman


 

EVOLUCIÓN MATÉRICA

Los materiales son un factor fundamental porque el resultado dependerá del tipo de tejido que se utilice. Existen numerosos materiales idóneos para funcionar en impresoras 3D, y debe haber otros muchos -aún no utilizados- que sean también aplicables en estas impresoras.

En la impresión en 3D se diferencian dos tipos de prendas: rídigas y flexibles.
Las prendas rígidas derivan por lo general de una estructura geométrica, y gracias a nuevas tecnologías de impresión como SLA, LCD, DLP o SLS, pueden realizarse diseños con gran complejidad. Son piezas bastante llamativas, con formas y estructuras poco habituales, usadas en las pasarelas de moda, ya que no son lo suficientemente cómodas ni tienen la movilidad requerida para usarse a diario. Entre los materiales más rígidos se encuentra el plástico biodegradable.

Por otro lado tenemos los diseños de malla flexible, creados para dejar atrás la rigidez aplicando materiales flexibles como Filaflex; un termoplástico elastómero muy elástico que consigue una mayor movilidad, un alto coeficiente de fricción y una gran suavidad. Las impresoras muchas veces sufren fallos y depositan el material en el lugar incorrecto. Aprovechando este error, Jack Forman creó DefeXtiles, un tejido moldeable parecido al tul. Con polímeros más flexibles y telas finas y elásticas. Además, mucho más económicas porque no requieren una impresora compleja sino una sencilla sin software adicional. También se puede coser e incluso pegar por calor.

DXI-magazine-tecnologia-3d-democratizacion-tridimensional-04

Entre los diseños hechos con filamentos flexibles “Filaflex”, destaca la colección de moda “Liberty Leading The People”, creada por Danit Peleg en 2015 utilizando impresoras 3D FDM de escritorio en su propia casa.

DXI-magazine-tecnologia-3d-democratizacion-tridimensional-03

Colección “Liberty Leading The People”, creada por Danit Peleg en 2015 utilizando impresoras 3D FDM de escritorio en su propia casa.

Con el objetivo de facilitar el acceso a la moda impresa en 3D, Peleg lanzó a la venta una chaqueta sin costuras construida con una máquina de punto robótica 3D, consiguiendo entre un 15% y 30% de ahorro en el material. Entres otros materiales flexibles están el ácido poliláctico (PLA), Laywoo-D3, Acrilonitrilo butadieno estireno, Poliestireno de alto impacto (HIPS), Tereftalato de poliestireno (PET), Elastómero termoplástico (TPE), Laybrick, Nylon, Metales amorfos… La elección del material depende del resultado buscado.

La tecnología 3D no está al alcance de cualquier bolsillo. Pero ya estamos muy cerca del momento en que pueda usarse por el gran público. El costo de las prendas impresas en 3D depende del tiempo invertido, del diseño y el material utilizado. Entre más complejo sea el prototipo, se requerirá más tiempo y procesos para su impresión. El sector del calzado se ha sumado a la impresión 3D. Grandes marcas como Nike, Adidas, Reebok y New Balance llevan tiempo investigando. Nike ha impreso la parte superior del modelo “Nike Zoom Vaporfly Elite Flyprint”. El filamento TPU se funde y se dispone en capas, lo que proporciona una mayor ligereza, esta primera versión creada especialmente para el corredor Eliud Kipchoge.

DXI-magazine-tecnologia-3d-democratizacion-tridimensional-15

“Nike Zoom Vaporfly Elite Flyprint”.

Otro factor importante es que esta tecnología emplea materiales ecológicos, sostenibles y re-utilizables. La continua investigación tecnológica juega el papel más importante en este sector. La moda es cambiante pero el 3D llegó para quedarse.

Deja un comentario