Diseño, Diseño de producto, stories
Leave a comment

ÁNGEL VALIENTE, “Para mí, el diseño industrial es una simbiosis entre arte y tecnología”.

Ángel Valiente, es diseñador de producto y profesor en la escuela Elisava, desde su estudio en Barcelona, nos adelanta algunos de sus proyectos más recientes y responde a nuestras preguntas. 

¿Por qué decidiste dedicarte al diseño industrial? Supongo que por varios motivos. La verdad es que desde pequeño me ha fascinado la posibilidad de proyectar y construir cosas con las manos. Recuerdo que durante muchos años pasé los días de verano jugando con tableros de madera haciendo cabañas, sillas, mesas… Ya en el instituto, creo que el dibujo y la tecnología eran mis asignaturas preferidas, y fue al terminar bachillerato cuando mi hermano, que en ese momento estudiaba arquitectura, me comentó sobre la carrera de Diseño Industrial que hasta entonces desconocía, y en ese momento me pareció una buena idea.

¿Cuáles son tus principales referentes? Creo que actualmente hay diseñadores jóvenes muy interesantes como Daniel Rybakken, Sabine Marcelis o Jamie Wolfond. También sigo estudios que trabajan en aspectos entre el diseño y la investigación, como Formafantasma o Maria Jeglinska. Y sobre diseñadores más consolidados, tengo gran admiración por el trabajo de Leon Ransmeier, Stefan Diez, Kostantin Gricic o R&E Bourollec.

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-03

Kos Sideboard © Ángel Valiente

¿En que te inspiras a la hora de diseñar un producto? Para mí lo más interesante es toda la parte que hay entre el proceso de investigación hasta que llego a un resultado con el que empiezo a estar satisfecho. Creo que es un momento muy enriquecedor, frustrante y divertido al mismo tiempo. Pero la verdad es que no creo mucho en la inspiración, al menos entendida como un estímulo o lucidez repentina que favorece la creatividad. Para mí un buen proyecto es el resultado de un proceso largo de trabajo, en el que se van puliendo aspectos hasta llegar a una propuesta que aporte valor.

¿Qué destacarías de tu proceso creativo? Trabajo, trabajo y trabajo. Dedicarle mucho tiempo, explorar posibilidades y un alto nivel de exigencia.

¿En tus diseños valoras más la forma, la función, los materiales… o el conjunto? El buen diseño consiste en entender la globalidad del proyecto, por eso cada aspecto relacionado tiene idéntico valor. Tan importante es plantear una propuesta formal innovadora como resolver los pequeños detalles relativos a procesos de fabricación, criterios de funcionalidad o materiales. Para mí, el diseño industrial es una simbiosis entre arte y tecnología. Un material, un color, una forma… Piedra, papel, tijera.

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-04

Kos Sideboard © Ángel Valiente. Unidad modular de almacenamiento apilable que permite crear contrastes dependiendo de sus diferentes acabados ya sea en roble natural ó de color.

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-01

Kos Sidetable © Ángel Valiente

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-02

Kos Sidetable © Ángel Valiente

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-09

Kos Sidetable © Ángel Valiente

Hace unos años estuviste trabajando en Berlín y en Oslo, ¿Qué motivó tu marcha? ¿Cómo fue la experiencia? ¿Y por qué decidiste regresar? Me fui a Berlín poco después de acabar mi postgrado en Elisava, por razones profesionales pero también personales. Entonces tenía 24 años y muchas ganas de descubrir cosas nuevas. Allí estuve trabajando en una tienda de libros de arte que se llama Motto Distribution, me pasaba los días leyendo cosas y donde descubrí a Martino Gamper o revistas para mí antes desconocidas como 032c. Al mismo tiempo continué mis estudios de alemán, que ya había empezado años atrás, y poco después empecé a trabajar en New Tendency, que es un estudio y editora de Berlín donde aprendí muchísimo y descubrí maneras distintas de trabajar con respecto a España.

Tres años después me ofrecieron un puesto de diseñador Industrial en Oslo. No me lo pensé mucho, supongo que me apetecía probar un cambio y descubrir una parte de Europa que no conocía todavía. Mi experiencia allí fue genial, mejoré mucho como diseñador y además conocí a mi actual pareja. Desde entonces Noruega se ha convertido en mi segundo país, donde vuelvo a menudo a visitar a la familia de mi novia.

Decidí regresar a España tres años después porque empecé a trabajar en el estudio de Francesc Rifé. Para mí fue una oportunidad muy interesante, aprendí muchísimo y además conocí a un equipo maravilloso con quienes todavía mantengo el contacto. Un par de años después estuve trabajando con Mario Ruiz, con quien también he aprendido un montón tanto a nivel profesional como personal. La verdad es que nunca estaré lo suficientemente agradecido por haber tenido la oportunidad de haber pasado por todos estos estudios de altísimo nivel, donde he podido ver distintas maneras de trabajar en proyectos de los que me llevo una experiencia muy enriquecedora.

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-05

Sofá Flyt Collection – CARMENES 2020 © Ángel Valiente

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-06

Sofá Flyt Collection – CARMENES 2020 © Ángel Valiente

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-07

Sofá Flyt Collection – CARMENES 2020 © Ángel Valiente

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-08

Mesa de centro Flyt Collection – CARMENES 2020 © Ángel Valiente

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-13

Thym © Ángel Valiente. Organizador de tareas, ensamblado utilizando antiguas técnicas de carpintería Japonesa sin utilizar tornillos. Permite mantener ordenada la mesa, almacenar pequeños objetos ó libros y ocultar cables

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-14

Thym © Ángel Valiente.

¿Cómo ves el panorama actual del diseño en España? Pienso que en los últimos años ha avanzado mucho, es evidente que muchas empresas han incorporado la cultura del diseño como parte de su estrategia y esto es algo que ha ayudado a mejorar la percepción del diseño español. También pienso que hay una nueva generación de diseñadores y diseñadoras jóvenes muy prometedora y de un nivel comparable al resto del mundo. Creo que hay un potencial enorme, que podemos aportar mucho valor y una visión innovadora a muchas empresas de aquí y también del extranjero.

Desde 2019 trabajas como diseñador independiente en tu propio estudio, y como profesor en Elisava. Cuéntanos un poco sobre esto. Hace un año decidí empezar a trabajar por mi cuenta, al tiempo que lo he compaginado con dos asignaturas en Elisava. En diseño industrial los proyectos duran mucho tiempo en desarrollarse lo que hace que sea un poco difícil empezar, por lo que poder compaginarlo con la docencia es un placer y un trabajo que personalmente disfruto. Sólo espero poder seguir haciéndolo durante mucho tiempo.

¿Cómo ha afectado el confinamiento en tu rutina de trabajo? Bueno, respecto a las clases, las correcciones de proyectos han tenido que ser online. Además toda la industria se ha parado durante algunas semanas, lo que ha ralentizado algunos proyectos que tenía en marcha. Pero aparte de esto, mi día a día ha sido bastante parecido, de hecho he disfrutado de tiempo extra para trabajar en nuevos diseños y leer sobre temas de investigación en un libro que se llama “Materialization in Art and Design”. Podéis encontrarlo en mi Instagram @angelvalientestudio

angel-valiente-un-buen-proyecto-es-el-resultado-de-un-largo-proceso-de-trabajo-11

Ángel Valiente, durante su aislamiento


ÁNGEL VALIENTE:
@angelvalientestudio
www.angelvalientestudio.com

Deja un comentario