Diseño de producto, Entrevistas, Ilustración, stories
Leave a comment

UNA BOMBA EN ESTÉREO

El pasado verano, medios especializados nos sorprendieron con una impactante noticia: una formación de cuatro sonoros objetos voladores no identificados, bombardeaba al grito de ¡fuego! salas de conciertos y festivales de música independiente europeos. 

Así fue cómo nuestro territorio se incendió, registrando unas cotas máximas de temperatura corporal más propias de latitudes tropicales que de la fría Europa. Un sorprendido público se sacudió violentamente por el impacto de elegantes misiles estereofónicos, sintiéndose súbitamente teletransportado al Caribe más radical. Todos los países bombardeados se rindieron ante la evidencia. Todos bailamos frenéticamente al son de una renovada cumbia electrónica. La formación fue rápidamente identificada como Bomba Estéreo y sus sabrosas consignas contestatarias aún resuenan sobre las arrasadas pistas de baile.
No lo dejes apagá ¡y grita fuego!
Mantenlo prendido ¡fuego!
La incursión se llamó “Pájaros Tour” y los objetos voladores resultaron ser cuatro espíritus libres: Kike Egurrola (batería), Julián Salazar (guitarra), Li Saumet (voz) y Simón Mejía (germen e ideólogo del grupo). Él es quien nos dice quiénes son y a dónde quieren llegar.

¿Por qué Pájaros Tour? ¿Cómo se vuela sin alas? “Pájaros” es el nombre de una nueva canción que saldrá en el disco que viene y que marca un giro en el sonido de Bomba Estéreo para el 2012. Es una canción que oscila entre la electrónica y ciertos sonidos indígenas. Estoy muy contento con el resultado. Y sí, estos últimos años nos hemos dedicado a volar, ojalá se pudiera hacer con alas de verdad y no de gasolina.

En una de sus canciones expresan abiertamente el deseo de que su música “llegue a otros continentes, a los que hablan inglés, a los que no la entienden”. El deseo se ha visto cumplido con creces: República Checa, Bélgica, Alemania, Suiza, Francia, Reino Unido, Suecia, Francia, España. ¿Cómo explican su éxito? Nuestra música ha traspasado las fronteras que antes nos limitaban. Por ejemplo, yo nunca en mi vida había visitado Europa ni Estados Unidos. Pensaba “lo haré cuando tenga algo que llevar o cuando me inviten a mostrar lo que hago”. Y así fue. Antes, ni siquiera podía sacar la visa porque me la negaban. Hoy, esta música, que es la que habla por mí, ha logrado llevarnos a todos estos lugares con la inmensa satisfacción de una reacción positiva del público.

Bomba Estéreo. Cuatro espíritus libres: Kike Egurrola (batería), Julián Salazar (guitarra), Li Saumet (voz) y Simón Mejía (germen e ideólogo del grupo). Ilustración: Esther de la Torre.

Bomba Estéreo. Cuatro espíritus libres: Kike Egurrola (batería), Julián Salazar (guitarra), Li Saumet (voz) y Simón Mejía (germen e ideólogo del grupo). Ilustración: Esther de la Torre.

Definen su música como Electro-vacilón-contestatario. Mezclan “champeta, reggae music, cumbia y folclor” y en forma de ritmos muy bailables lanzan sus particulares mensajes. ¿Qué es vacilar para Bomba Estéreo? ¿De qué se ríen? Es uno de los términos que nos inventamos a manera de broma para tratar de definir un estilo totalmente ecléctico. Del que sí queremos librarnos es del ¨electrocumbé¨. Ahora lo definimos como elegancia tropical, mañana quién sabe qué nombre nos inventemos o se invente alguien. De lo que sí estoy seguro es que el humor colombiano, ácido, negro e incluso colegial, nunca lo perdemos. Bomba Estéreo es una banda de risas y pa´ risas, como decimos acá en Colombia.

El proyecto nace contigo y eres tú quien invita a Li al grupo, cuando ella estaba en otra formación. ¿Qué es lo que más te atrajo de ella? ¿Ya era Li “la Bomba” antes de integrarse al grupo? Me atrajo el ver un estilo que misteriosamente se acoplaba a mi música. Digo misteriosamente pues no fue nada planeado, surgió como química pura, como algo que quizás tenía que pasar. Poco a poco ella fue consciente de esto y lo desarrolló hasta lo que es hoy en día, Li Saumet, como una insignia, una manera única de cantar.

Dicen que quieren acercar la cumbia nuevamente a los jóvenes. A veces me pregunto por qué no se hace llegar el hip hop o la música electrónica a la gente mayor. El público objetivo siempre es el más adolescente. ¿En algún momento de su adolescencia pensaron que la música folclórica no era para la gente joven? Nunca, pues nunca fui muy consciente de la música folclórica. Es algo que descubrí de adulto, comenzando por la salsa, que no es folclórica pero sí popular, y muy latina. Creo que la música no es de edades sino de gustos. Por ejemplo, algo que me encanta de Bomba es que hemos puesto a bailar a niños y ancianos, pasando por los jóvenes obviamente. Es muy divertido ver esto porque me doy cuenta que es una música atemporal y universal, y esto se lo debemos a África por haber llegado a nuestras costas y mezclarse con nuestros indios.

Tienes experiencia en el terreno del video, y eso explica lo que haces ahora y cómo conciben sus conciertos. ¿Qué importancia tiene la imagen en su proyecto musical? Mi vida ha girado siempre en torno a las artes visuales y sonoras. En este momento la música se ha convertido en mi profesión, pero el video y el arte visual en general es algo que procuro no dejar atrás. En septiembre estaré publicando un documental que hice en el 2008 sobre la música de San Basilio de Palenque, Colombia. En vivo, trabajo de la mano de mi socio Simón Hernández, que desde el comienzo de Bomba Estéreo desarrolló conmigo la parte visual de los shows. En esta gira volveremos a trabajar con él, y con suerte también durante el lanzamiento y gira del disco que viene. Bomba Estéreo nació como una propuesta audiovisual, que llamábamos videosoundsystem.

Muchas veces hemos oído que los jóvenes son muy conformistas y cuando no lo son se les tilda de utópicos, de poco realistas e incluso se les reprocha el que no ofrezcan alternativas. ¿Creen que sus canciones pueden entenderse como una alternativa? ¿Les gustaría cambiar la realidad de su país con su música? La música por sí sola no puede cambiar realidades porque la realidad es como un hueso duro de roer, más cuando se trata de una realidad injusta y triste como en Colombia. Pero la música sí puede trabajar sobre la conciencia de la gente generando emociones, sentimientos, pensamientos que inciten a pensar mejor, con calma, con luz y en un espacio de armonía y goce como el baile.

DXI45 FIRE/FUEGO
Primavera 2012

Deja un comentario