Destacados, dximagazine, Fotografía
Leave a comment

TE ODIO – ODIA TE

Un anuncio de Adidas, de apenas 15 segundos desató hace unos meses una tormenta de odio que me dejó perpleja. Arvida Byström, su protagonista recibió insultos de todo tipo e incluso amenazas de violación. Rupi Kaur vio censurada en Instagram, de manera reiterativa, una imagen suya durmiendo. En ambos casos la tormenta la desató la propia exhibición de la naturaleza, de lo natural (tan “cool” en otros contextos). Arvida Byström luce sus piernas sin depilar y Rupi Kaur muestra una mancha de la menstruación en sus pantalones. Ambos fenómenos son parte de la realidad cotidiana de las mujeres, sin embargo nuestra cultura visual no tiene referentes al respecto.

En la fotografía de moda y publicitaria así como en los productos audiovisuales la mujer aparece sin vello y el flujo de la menstruación se representa azul como el agua, azul como el cielo. Nuestros referentes a través de los cuales debemos construir nuestra identidad, nos incitan a no aceptar nuestro cuerpo, a odiarlo tal y como es y a torturarlo de mil y una forma para encajar. Encaja o muere, encaja o desaparece.

CS_ODIO_01

ADIDAS By Arvida Bystrom (2017)

CS_ODIO_03

SISLEY By Terry Richardson (2007).

Pero la pesadilla no acaba aquí… Si consigues encajar, alcanzas ese ansiado valor pero entras en una nueva espiral: la de la conservación como única garantía de tu valor. Las huellas del paso del tiempo hay que borrarlas. ¿Qué identidad de mujer construimos si miramos los modelos que la sociedad nos ofrece? Basta ojear unas cuantas revistas de moda, las redes sociales, campañas publicitarias incluso películas o videojuegos de público infantil para plantar la semilla del odio.

Contextos formales atrayentes y seductores, con una estética que fascina, pero que envuelven escenas con una violencia explícita, como las de Guy Bourdin, que nos atrapan. En las que nos debatimos entre la extrañeza que nos provoca la situación que evoca y la experiencia estética. Sigo perpleja. ¿Qué les lleva a fotógrafos, publicistas y diseñadores a plantear campañas tan perversas como la de Zara para la colección Trafaluc, en la que dos adolescentes nos recuerdan las fotografías del holocausto nazi por la extrema delgadez, el vestuario, la cabeza rapada y la mirada perdida y asustada de las modelos? ¿Por qué grandes marcas recurren a imágenes de mujeres de cuerpos masacrados, consumidos por el hambre, con ojeras, lívidos, inertes, ensimismadas y en posturas imposibles? La lista es amplia. ¿Es una buena táctica mostrar a mujeres muertas para vender zapatos como hace O&i shoes, Cesare Paciotti o Jimmy Choo? ¿No es suficiente la tortura de los tacones imposibles?, ¿creen que las mujeres que compran esos zapatos desean estar muertas como las modelos?

CS_ODIO_04

ZARA – TRAFALUC (2016)

CS_ODIO_05

LOUIS VUITTON (2010).

¿Quién, cuándo y sobre todo por qué comenzó toda esta cultura visual de la violencia? Ya lo decía Bárbara Kruguer en 1989 Your Body is a battleground y parece que nuestros cuerpos siguen siéndolo. Y ahora ya no hay pudor para exhibir esta batalla. El efecto de cansancio y costumbre que han generado, puede llegar a provocar la sensación de que el problema tiene tales dimensiones estructurales y endémicas que es imposible cambiarlo o solucionarlo. Como apunta Susan Sontag, exhibir a los muertos es lo que al fin y al cabo hace el enemigo, la apetencia por las imágenes que muestran cuerpos dolientes es casi tan viva como el deseo por las que muestran cuerpos desnudos.

¿Somos las mujeres el enemigo?
¿el enemigo de quién?

CS_ODIO_17

JIMMY CHOO (2007).

CS_ODIO_07

OI-SHOES (2006)

CS_ODIO_10

GUY BOURDIN ESTATE (2014)

CS_ODIO_12

DUNCAN QUINN (2009)

CS_ODIO_13

CESARE PACIOTTI (2007)

CS_ODIO_15

BLENDER BUTCHERSHOP (2010)

CS_ODIO_16

BISAZZA (2013)

CS_ODIO_18

HELMUT NEWTON (1983) Crocodile Eating Ballerina

Deja un comentario