dximagazine, dxistories, Reflexión
Leave a comment

¡ME HACE ILUSIÓN PERCIBIR TU MENTIRA!

Verdad y mentira, una dicotomía ancestral que forma parte del ser humano y que plantea no pocas dificultades. En la película Matrix, su protagonista, Neo, rechaza la pastilla azul que simboliza la dulce ignorancia, para tomar la pastilla roja que permite saber la verdad que, por otro lado, es dura y dolorosa. Sin embargo, Neo es el elegido, no todos están preparados para tomarla e incluso alguno se arrepiente de ello; es el caso de Cypher, que traiciona a sus amigos con tal de regresar a la apacible mentira. 

También nosotros debemos elegir constantemente entre verdad y mentira. Pueden ser elecciones banales o trascendentales pero todas ellas, en mayor o menor medida, conformarán nuestra personalidad y nuestra vida. Con todo, este artículo se centrará en unas mentiras algo peculiares: aquéllas que se producen a nivel perceptivo. La percepción es un proceso que comienza con un estímulo proveniente del entorno que puede ser detectado por alguno de nuestros sentidos. A nivel visual, debemos hablar de luz, de ondas electromagnéticas y, aunque no hay unos límites exactos para establecer el espectro visible, parece que podemos llegar a percibir longitudes de onda que van desde los 380 hasta los 780 nanómetros o, dicho de otro modo, podemos ver desde colores violetas (más allá están los ultravioletas que no somos capaces de percibir) hasta colores rojos (más allá están los infrarrojos que tampoco vemos), pasando por azules, verdes, amarillos y naranjas. Pues bien, la luz llega a nuestros receptores, unas células llamadas conos y bastones presentes en nuestra retina y que son capaces de traducir esta información en impulsos electroquímicos; éstos se transmiten a través de una compleja red neuronal hasta el nervio óptico y, en última instancia, hasta el cerebro. El córtex visual de nuestro cerebro es el encargado de integrar las señales nerviosas de las dos retinas, procesarlas y traducirlas en información comprensible. ¡Eureka! Tenemos una visión fiable de nuestro entorno, hemos conseguido percibir la realidad, la verdad… ¿o no?

Está demostrado que nuestro cerebro, en ocasiones, decide “tomar la pastilla azul”, seguir el camino más sencillo y, como consecuencia, darnos una visión engañosa de la realidad. Así es como llegamos hasta las ilusiones ópticas y, como su propio nombre indica, nos adentramos en un mundo de ilusión en el que la frontera entre lo real y lo irreal, entre lo verdadero y lo falso se desdibuja.

DXI51_NOEMI_CLAVERIA_05

Serie Landine de Aakash Nihalani. Foto: Noah Kalina

DXI51_NOEMI_CLAVERIA_11

De-Dimension de Jongha Choi

DXI51_NOEMI_CLAVERIA_04

Florero 90. Colección Ángulos. Diseño: Cuatro Cuatros.

DXI51_NOEMI_CLAVERIA_06

Cut Chair. Diseño: Peter Bristol.

DXI51_NOEMI_CLAVERIA_08

“Yes No” Diseño: Markus Raetz.

DXI51_NOEMI_CLAVERIA_13

“Paper-brick” para Pen. Diseño: NENDO.

Figuras ambiguas // Comenzaremos viendo cómo nuestra percepción alterna diferentes interpretaciones sin acabar de decidirse por una de ellas. Se conoce como percepción multiestable y proviene de fenómenos cognitivos relacionados con la selección natural puesto que, en ocasiones, la supervivencia puede depender de la rapidez con la que se produzca la percepción. Así, nos apresuramos por conseguir la visión de nuestro entorno pero, después, vemos que hay otra opción y nos debatimos entre ambas. Algunos diseñadores han escogido esta ambigüedad perceptiva como recurso para potenciar su mensaje; es el caso de los carteles diseñados por Noma Bar para IBM, la campaña publicitaria realizada por Zapping/M&C Saatchi para Castilla la Mancha, o la de de Y&R Dubai para Viewty LG. En todos estos ejemplos nuestro cerebro no acaba de decidir si lo que ve es el fondo o la figura de la imagen y, de este modo, se consigue una especie de 2×1, doble interpretación en una única imagen.

Figuras imposibles // Demos un paso más para llegar al mundo de lo imposible que, en principio, nace de figuras básicas combinadas de manera compleja. Es el caso del Triángulo de Penrose descrito por el mismo físico como “imposibilidad en su más pura forma”. Se trata de un sólido formado por tres tramos rectos cuya interposición, orientación y perspectiva crean una contradicción espacial. El estudio Cuatro Cuatros ha elegido esta forma para crear un florero mientras que la Agencia Borghi/Lowe utiliza este recurso en una publicidad para Pepsodent. Igual de imposibles son la serie “Landline” de Aakash Nihalani o la “Cut Chair” de Peter Bristol. Finalmente, no podemos concluir este apartado sin comentar la obra de Escher y, sobretodo, de Jaques Carelman, quien en 1969 publicó su Catalog of Impossible Objects en el que reivindicaba la inutilidad de los objetos para, de esta manera, ridiculizar las necesidades creadas en la sociedad de consumo.

DXI51_NOEMI_CLAVERIA_077

“Cafetera para masoquistas” dentro de su Catálogo de Objetos Imposibles. By Jacques Carelman.

Anamorfosis // Seguimos con estas distorsiones que se explican mediante un efecto perspectivo que fuerza al receptor a colocarse en un lugar determinado para que la imagen adquiera las proporciones y el significado adecuados. A lo largo de la historia del arte podemos descubrir numerosas muestras; nosotros únicamente expondremos algunos ejemplos como la escultura “Yes No” de Markus Raetz, el interior de Felice Varini o la instalación fotográfica del artista urbano JR, que consigue hacer desaparecer la pirámide del Louvre.

DXI51_NOEMI_CLAVERIA_10

Instalación fotográfica, Pirámide del Louvre de París. Diseño: JR.

DXI51_NOEMI_CLAVERIA_12

“Deski” para Bulbing. Diseño: Studio Cheha.

Profundidad // Siguiendo con el tema espacial, pero desde un punto de vista diferente, localizamos imágenes que crean ilusiones perspectivas. Si bien cualquier imagen en profundidad es una ilusión por sí misma, dado el carácter bidimensional del soporte, hay algunas que explotan esta capacidad. Jongha Choi en “De-dimension” presenta diferentes superficies planas que, accionando un mecanismo, se convierten en objetos de tres dimensiones; según el autor es una manera de dar identidad a la imagen y crear objetos “profundos”, hondos, enriquecidos. También el Studio Cheha juega con la sensación de profundidad en varias lámparas: de perfil son planas, sin embargo, de frente parecen tener volumen. Igualmente, cabe resaltar los “paper-brick” que NENDO ha creado para explorar la tridimensionalidad mediante pegatinas bidimensionales, un “juguete” que traduce el concepto 3D-CAD en forma analógica.

Irremediablemente… // Ya lo apuntábamos al inicio del artículo: no son nuestros ojos los que ven, sino nuestro cerebro. Además, a estas alturas, el lector no podrá negar que la mentira está presente en nuestras vidas. Sí, irremediablemente la mentira aparece por diversión, por cognición, por supervivencia… por percepción. Así que, adelante, asúmelo, ¡acepta la pastilla azul!

DXI51_NOEMI_CLAVERIA_02

“Descubre el espíritu de Don Quijote” para Castilla La Mancha. Diseño: Zapping / M&C Saatchi.

Deja un comentario