stories, Wunderkammer
Leave a comment

LA ESCULTURA COMO ALFA Y OMEGA. Sebastià Miralles (1948 – 2017)

Durante estos últimos años, hizo lo imposible por sacar adelante las esculturas que conformarían En certa forma (2014), su exposición del Centro del Carmen. Vicente Pla Vivas, profesor del departamento de Historia del Arte de la Universitat de València, y uno mismo lo ayudamos con los textos del catálogo. Sabíamos de su entrega, no tan entusiasta como pudiera parecer: las dudas habituales en el proceso de creación artística, así como un cierto descrédito de la escultura objetual (al que se contribuía, se quejaba, desde su propio departamento en la facultad de Bellas Artes), lo llevaban a mal traer. Aun así, la muestra fue todo un éxito. Supuso su último gran logro. 

DXI_SMiralles03

Sebastià Miralles. En certa forma (2014). Centre del Carme.

DXI_SMiralles04

Sebastià Miralles. En certa forma (2014). Centre del Carme.

En el fondo de Sebastià Miralles subyacía un hombre sensible apegado a la creación artística. Escribía versos, que fueron recogidos en un par de libros, Instant varat (2004) y Dels reflexos (2010). Pero fundamentalmente su vida la marcó su dedicación a la escultura. La docencia y su amor por la familia y los animales fueron otros de sus empeños.

Hacía unos años que se había marchado a vivir a las afueras de Riba-roja. En el garaje de aquella casa había instalado su taller (que compartía con su esposa Claudia Martínez, también artista). Allí nos reuníamos para ver y comentar los avances de su trabajo desde la maqueta realizada en madera hasta la pieza acabada en metal.

DXI_SMiralles08

ecf1 © Sebastià Miralles.

DXI_SMiralles05

© Sebastià Miralles.

DXI_SMiralles06

© Sebastià Miralles.

©Ana Yturralde

Sebastià Miralles. Foto: ©Ana Yturralde

Uno de aquellos días nos acompañó la fotógrafa Ana Yturralde; me apetecía escribir algo sobre Sebastià de un modo más cercano, algo que trascendiera la bibliografía del artista que suele quedar en los archivos para consulta del historiador del arte, y que con frecuencia resulta insuficiente. Quedamos en que Ana le haría la foto debajo de la tipuana, en el jardín, lugar de reposo para el escultor y punto de partida para una reflexión sobre aspectos en torno a su figura.

También por aquella época fuimos a Vinaròs, su pueblo natal. Preparábamos la exposición en la galería Walden. Nos acompañaban Amparo Iranzo, hija del gran Anzo, y la crítica de arte (habitual de Posdata durante muchos años) Rosa Ulpiano. Visitamos la sala de exposiciones que lleva su nombre. Nos contó que hasta no hacía tanto, su amigo Carles Santos ensayaba en la sala de abajo; y que lo hacía tocando a Johann Sebastian Bach. Le brillaban los ojos al contarlo. Más tarde nos reunimos con el propio Carles Santos. Acabamos, como no podía ser de otro modo, con una comida en la playa, de cara a ese mar frente al cual le habría gustado morir.

DXI_SMiralles09

ecf2 © Sebastià Miralles.

Desde sus inicios, la carrera de Sebastià Miralles estuvo fuertemente influida por la figura de Ángel Ferrant. Podía admirar a Oteiza, y tal vez a Chillida, como se ha insinuado estos días; de igual modo la obra pictórica de Mark Rothko y el surrealismo de Jean Arp. Pero su verdadero punto de referencia fue la escultura de Ferrant, en particular, y la escultura del exilio (Boix, Badía, Ballester) en general. De hecho, comenzó a redactar su tesis doctoral en torno a su figura y obra, pero acabó descartándola: no se atrevió dado el número de fuentes disponibles. La alternativa se la dio Rafael Pérez Contel. Más tarde llegó su estudio del constructivismo ruso y su posterior desarrollo de la abstracción geométrica influido por esta vía.

Recordaba con un punto de nostalgia los años pasados en Barcelona, donde acabó sus estudios. Allí se implicó en movimientos sociales, tuvo los profesores que no pudo tener en Valencia y conoció a figuras de la vanguardia como Joan Brossa o −Carles Santos mediante− Luigi Nono.

Murió el pasado día 13 de enero a los 68 años de resultas de una complicación de la enfermedad que sufría desde hacía años, ligada a problemas renales.

Deja un comentario