dximagazine, Fotografía

GLITTER

La verdadera revolución en la moda ocurrió en los años 60 y tuvo su epicentro en Londres. Con la Swinging London los jóvenes pasaron de vestir como sus padres y abuelos a tener una moda más desenfadada, una forma de vestir propia que podía expresar la alegría de vivir de una generación que no tuvo que pasar las penurias de sus progenitores. La moda llegó como una apisonadora cambiándolo todo: los peinados, la música, el maquillaje, el cine, la fotografía… Resulta pues indiscutible que la moda actual es heredera de estos años, en los que la heterogeneidad es la norma. Entre las muchas tendencias que tienen su origen en esta imparable revolución, hoy podemos encontrar una especialmente atractiva por su carácter transgresor: la moda trash.

Fotografías: David Campos Fernández. Estilismo y Maquillaje: Álex Ariza. Modelos: Álex Ariza, Hugo Trilles e Irene Celada Trilles.

_DSC6533

Fotografías: David Campos Fernández. Estilismo y Maquillaje: Álex Ariza. Modelos: Álex Ariza, Hugo Trilles e Irene Celada Trilles.

_DSC6570

Fotografías: David Campos Fernández. Estilismo y Maquillaje: Álex Ariza. Modelos: Álex Ariza, Hugo Trilles e Irene Celada Trilles.

_DSC6610

Fotografías: David Campos Fernández. Estilismo y Maquillaje: Álex Ariza. Modelos: Álex Ariza, Hugo Trilles e Irene Celada Trilles.

_DSC6720

Fotografías: David Campos Fernández. Estilismo y Maquillaje: Álex Ariza. Modelos: Álex Ariza, Hugo Trilles e Irene Celada Trilles.

_DSC6845

Fotografías: David Campos Fernández. Estilismo y Maquillaje: Álex Ariza. Modelos: Álex Ariza, Hugo Trilles e Irene Celada Trilles.

_DSC6847

Fotografías: David Campos Fernández. Estilismo y Maquillaje: Álex Ariza. Modelos: Álex Ariza, Hugo Trilles e Irene Celada Trilles.

GLITTER es un trabajo de fotografía de moda que podría ubicarse perfectamente en esta tendencia. Los referentes más directos de este proyecto han sido las películas de John Waters, padre del cine trash, y su compañía de estrellas de Dreamland Pictures: Mink Stole, Mary Vivian Pearce, Edith Massey y sobre todo Divine, que con sus peculiares interpretaciones y sus vestidos diseñados por Zandra Rhode y Van Smith se convirtió en la reina del mal gusto.

Muy importante ha sido también la influencia de David Bowie, en su transición de un chico que sueña con ser Marlene Dietrich en la época de “Hunky Dory” (1971), pasando por “Ziggy Stardust” (1972), “Pinups” (1973) con su magnífica portada al lado de Twiggy, hasta su último álbum “Diamond dogs”, con Rebel Rebel como magnífico epitafio de su etapa más glam.

_DSC6818

Fotografías: David Campos Fernández. Estilismo y Maquillaje: Álex Ariza. Modelos: Álex Ariza, Hugo Trilles e Irene Celada Trilles.

Pero también hubo una incuestionable inspiración y homenaje a la juventud española de los años posteriores a la muerte de Franco. Una generación que tras la muerte del dictador sólo deseaba pasarlo bien alejándose de la política, y que tuvo su máxima expresión en la llamada Movida madrileña, un movimiento que supuso una renovación de los estándares culturales de la rancia sociedad española del momento. Este proyecto bebe del cine de Almodóvar, de la fotografía de Ouka Leele y Alberto García-Alix, de las ilustraciones de Ceesepe, de la música de Alaska en los programas de Paloma Chamorro y por supuesto, de la obra fotográfica del desaparecido Pablo Pérez-Mínguez, retratista de lo más granado de la Movida y productor de gran parte de su material gráfico.

_DSC6599

Fotografías: David Campos Fernández. Estilismo y Maquillaje: Álex Ariza. Modelos: Álex Ariza, Hugo Trilles e Irene Celada Trilles.

_DSC6579

Fotografías: David Campos Fernández. Estilismo y Maquillaje: Álex Ariza. Modelos: Álex Ariza, Hugo Trilles e Irene Celada Trilles.